Francia

Francia es el país con mayor superficie de Europa. Se extiende desde el Mar del Norte hasta el Mediterráneo. Su paisaje es muy variado. El este y el sur son montañosos, destacando en los Alpes el Mont Blanc (4 810 m), pico más alto de Europa occidental. La Francia llana comprende cuatro cuencas fluviales: el Sena, el Loira y el Garona fluyen hacia el oeste. El Ródano, procedente del Lago Lemán, desemboca en el Mediterráneo.

El Presidente de la República tiene un importante papel político. Preside las reuniones del Consejo de Ministros y es el máximo responsable en los ámbitos de asuntos exteriores y defensa. La administración cotidiana del país incumbe al Primer Ministro. El Presidente es elegido por sufragio directo para un periodo de cinco años. El Parlamento comprende una Asamblea Nacional, que se elige directamente cada cinco años, y un Senado, cuyos miembros son nombrados por un colegio electoral.

Francia posee una economía industrial avanzada y un sector agrario eficiente. Las actividades principales son las industrias automovilística, aeroespacial, química, farmacéutica y electrónica, las tecnologías de la información y la moda.

Francia es cuna de algunos de los escritores y pensadores más influyentes del continente: Descartes y Pascal en el siglo XVII, Rousseau y Voltaire en el XVIII, Balzac, Baudelaire y Flaubert en el XIX, o Sartre y Camus en el XX. Durante los últimos dos siglos ha dado al mundo del arte las obras de Renoir, Monet, Cézanne, Gauguin, Matisse y Braque, entre otros.

La gastronomía francesa es una de las más refinadas de Europa. La cocina y la buena mesa forman parte de la cultura y del estilo de vida de los franceses.

El consumo de queso de todo tipo y en grandes cantidades es uno de los elementos distintivos de la forma de comer de los franceses. Los quesos más populares son el camembert, el brie y el roquefort. Otro producto típico francés es el paté de oca, sobre todo en la región del Perigord.

Los platos más conocidos son el petit-salé, coq-au-vin, la raclette, la ratatouille, la quiche lorraine, los caracoles de Borgoña, la tartiflette o el boeuf à la bourgignone. Tiene una gran reputación también la mostaza de Dijon (Borgoña) y las anchoas de Colliure, entre otros.

Los vinos franceses tienen fama mundial y, a parte del champán, destacan el burdeos y el borgoña.

Paris